Menú principal Ver contenido
Go Top

Con nombre propio: Kang Won Cheol

#Con nombre propio l 2024-02-14

Corea a Diario

ⓒ KBS News
El número de desertores norcoreanos que han ingresado a Corea del Sur supera los 30.000. Los motivos de abandonar el país son diversos, tales como la falta de alimentos, la opresión política y el descontento con el régimen norcoreano. Kang Won Cheol es uno de ellos. Huyó del Norte en 2001 en busca de una vida mejor y ahora trabaja como funcionario en el Ministerio de Reunificación de Corea del Sur. 
Kang Won Cheol nació en el condado de Musan, provincia de Hamgyong del Norte, que se ubica cerca de la frontera con China. Tras el derrumbe del bloque socialista en la década de los 90, Corea del Norte atravesó una grave crisis económica y una hambruna conocida como la “marcha ardua”, que se cobró la vida de cientos de   miles de personas a raíz del colapso del sistema de racionamiento de alimentos. Este joven norcoreano cruzó en 1998 el río Tumen para sobrevivir y encontrar comida en China. Allí descubrió que todo lo que el régimen había dicho no era verdad, y junto con otros cuatro más decidió desertar a Corea del Sur. El viaje en busca de la libertad no fue nada fácil, pues el pequeño grupo fue arrestado en Shanghái en 1999 y enviado de regreso a Corea del Norte. Fue un momento aterrador pues a los retornados les condenaban a años de trabajo forzados, pero este joven norcoreano mintió sobre su edad, dijo que era menor y pudo salir seis meses después. Decidido a huir del país, volvió a emprender la peligrosa travesía. Cruzó el desierto de Gobi hasta llegar a la capital de Mongolia, donde completó su viaje y logró ingresar a Corea del Sur en 2001. Una vez en Corea del Sur terminó sus estudios de secundaria y después estudió la carrera de administración de empresas en la Universidad Hanyang. Por las mañanas trabajaba y por las noches estudiaba, para intentar traer al Sur a su familia. Y después de mucho esfuerzo logró cumplir su sueño de establecerse en territorio surcoreano con su madre y su hermana. Kang confiesa que vivir y estudiar en Corea del Sur le resultó muy difícil, incluso en algunos momentos llegó a darse por vencido, pero logró superar los baches gracias a las buenas personas que estuvieron a su alrededor.
Durante sus años de estudiante en la universidad, también intentó crear conciencia sobre los abusos contra los derechos humanos en Corea del Norte. Al respecto, asegura que nunca había oído hablar de Declaración Universal de los Derechos Humanos y entonces comprendió la vida infernal que le habían obligado a vivir. Siguió estudiando y cursó un master en el departamento de estudios norcoreanos en la Universidad de Corea. Si bien comenzó su carrera profesional como gerente de un banco, siempre quiso trabajar por la reunificación, como testigo vivo de la situación de Corea del Norte. Por eso decidió presentarse a la convocatoria de contratación abierta para funcionarios del Ministerio de Reunificación, pese a tener un futuro más prometedor como empleado de banca. Hoy en día, destaca en su labor de intentar acercar a las dos Coreas, mejorar la percepción del país vecino, e intentar que la península coreana vuelva a ser un solo país. En lo personal, espera que su mayor anhelo se haga pronto realidad para poder volver a su pueblo natal, ir al río Tumen a pescar y estar con sus amigos como antes.

Contenidos recomendados

Close

Nuestra página web usa cookies y otras tecnologías de recopilación de datos para optimizar los servicios. Se sobreeentiende que, al mantener el acceso, el usuario da su consentimiento tanto a nuestra Política de privacidad, como al uso de esas tecnologías. Ver más >